Opinión: Excelente

Autor: Mauricio Kartun/ Elenco:Mario Alarcón, Luis Campos, Cutuli, Stella Galazzi / Dirección: Mauricio Kartun / Sala: Teatro San Martín – Sala Cunill Cabanellas / Funciones: Miércoles a domingos 20:30 hs/ Duración: 100 minutos .


En la  Sala Cunill Cabanellas del Teatro San Martín, con el ruido y la vibración de la línea B del subte, en un espacio con poca escenografía, un hermoso vestuario y un desborde de talento, se presenta la última obra de Mauricio Kartun. 

Docente, dramaturgo y director, Kartun siempre sorprende por el increíble uso que hace del lenguaje y las metáforas, lo que conlleva que la lectura de sus obras pueda interpretarse desde diversas perspectivas. Construye laberintos en los cuales, cada camino que se decide transitar, es una nueva posibilidad para el argumento.

La puesta se centra en la construcción del poder y como este se sostiene y se replica,  tomando como marco una compañía teatral migratoria que desembarca en una Buenos Aires virreinal que no es lo que ellos esperaban. Artistas masticados y expulsados que buscan e intentan volver a ser lo que fueron, el escenario es un campo de batalla.

Es interesante notar cómo en cada uno de los actos el poder se encarna en un intérprete y como una voz que no es lenguaje, que está oculta, de la que no se sabe, organiza, encarna e interpreta la puesta en cinco actos haciendo que cada uno ocupe el lugar necesario.

“Esclavos del texto somos”.

“Esclavos del texto somos” narra Cutuli con su cautivante voz en el rol de un perro dramaturgo, frase que insiste y resuena. Mario Alarcón se luce en el rol de Angulo el malo, un cuerpo pequeño con un despliegue enorme. El elenco se completa con Luis Campos y Stella Galazzi que acompañan muy bien y sostienen a estos personajes en unos monólogos exquisitos.
¿Cómo se instala el poder? ¿Cuántos disfraces lo sostienen? ¿Qué acontece cuando caen los velos?

La puesta es un caballo de troya, el arte y el poder son el medio para develar cómo se gestan otros escenarios a lo largo de la historia. Una historia que, como dice Marx a partir de una frase adjudicada a Hegel “se repite dos veces, la primera como una gran  tragedia y la segunda como una miserable farsa”.

Kartun es una marca, un lugar al que siempre se debe volver.

Autora: Guillermina Garzia.