Es actor y director de teatro.  Amor de película fue su primer trabajo como dramaturgo. Lo invitamos a responder cuatro preguntas vinculadas a la cuarentena y estas fueron sus respuestas:

¿Cuál es para vos el papel de la cultura en la situación actual?

Cualquier comentario acerca de lo que llamamos “la cultura” va a estar teñido de qué tan lejos o cerca de ella nos movamos en nuestro cotidiano. El aporte que la cultura hace a una sociedad es fundamental en varios sentidos: es un alimento para la imaginación, para el pensamiento crítico, para poner en duda las certezas absolutas, también para entretener. Su motor es el deseo, en el sentido psicológico. Sin deseo no hay cultura posible. Ella también tiene que alimentarse para alimentar. En este período tan particular que nos toca transitar, el deseo del mundo entero está achicado. No tenemos dónde manifestarlo, dónde plasmarlo. Seguramente ese deseo se esté agolpando detrás del dique que genera la necesaria cuarentena. Es posible que una vez que vuelva a circular, rebalse. Al menos en eso deposito las esperanzas. Va a ser muy difícil volver a tejer la gran alfombra de la cultura, pero nos tendremos que poner a trabajar incansablemente en eso.

¿Cuáles son tus recursos para sobrellevar el aislamiento?

Mi condición de actor no está lejos de la de un cuentapropista, que se gana el mango cada día. En mi caso, al interrumpirse por “causas de fuerza mayor” las funciones de teatro que venía realizando, dejé de percibir cualquier tipo de ingreso. Cuento con algún ahorro. Necesitamos que se haga efectivo un “rescate” de parte del gobierno. Obviamente, hay tantos focos de incendio social que es difícil pretender que eso se realice ya, para todo el mundo, en todas la áreas. Noto que hay buena predisposición por parte de Cultura de la Nación, del Instituto del Teatro, del FNA y demás instituciones (incluso Redes Solidarias de los propios Artistas) para diagnosticar cuál es el estado de situación. Veremos más adelante cuáles son las medidas concretas que se vayan tomando al respecto.

¿Qué obra artística podes recomendarle a nuestro público?

Dentro de mi rubro, el teatro,  resulta difícil recomendar algo hoy. A pesar de que están circulando online bastantes opciones -tanto del circuito oficial como del independiente- el teatro, sin el elemento presencial, pierde sentido. En este caso, también depende de la calidad de imagen  y sonido con las que cuenten las filmaciones. El otro día vi Campo minado de Lola Arias. Está muy bien filmada y sonorizada y permite entrar en el clima que propone. Tiene a favor su espíritu más performático, menos teatral en el sentido clásico. Luego, más que una obra artística, recomiendo fervientemente el blog cinefilia malversa que tiene muchas películas de grandes directores. Dentro de la gran cantidad de opciones que ofrece recomendaría un documental  que está dividido en 5 mediometrajes sobre Bergman, más precisamente sobre cómo se construye una película. Va desde el inicio (guión), pasando por la filmación (el lugar el actor), la edición, el estreno y las críticas. Es muy atractivo todo ese recorrido de una obra artística.

¿Cómo crees que va a continuar el teatro después de la pandemia?

El teatro va a continuar reconstruyendo su tejido, poco a poco. Habrá muchas propuestas para ofrecer, pero también miedo a encarar espacios de reunión de muchas personas. Debemos contribuir para que todo vaya volviendo a la normalidad. Creo que se va dar muy lentamente.  Este año, a lo sumo, podremos hacer pruebas piloto para encarar el próximo con cierta normalidad.

Guillermina Garzia.